La primera persona que se acerca a un accidentado es, casi siempre, el conductor o pasajero del vehículo o vehículos que circulan por el lugar del accidente en ese momento. Ellos, al ser los primeros que se enfrentan al accidente son los que ponen en marcha la denominada "cadena asistencial del accidente de tráfico” que comienza por la alerta rápida al 112, esto es, la activación de todos los agentes necesarios (sanitarios, bomberos y cuerpos y fuerzas de seguridad) y que dicha actuación se efectúe de modo coordinado.

La actitud de estos "auxiliadores improvisados" no es, por tanto, intrascendente. Al contrario, a menudo es decisivo el modo de actuar del auxiliador. Una actuación desafortunada, o la ausencia de los cuidados elementales, pueden ocasionar el fallecimiento de la víctima o el agravamiento de las lesiones producidas en el accidente, que quizá perdure para toda su vida.

Teniendo en cuenta la "responsabilidad" que se desprende de ello y, pensando, además, que por el mero hecho de utilizar el vehículo es fácil verse obligado a auxiliar a una víctima, es lógico que los ciudadanos se planteen algunas dudas inquietantes:

“¿Es precisa una formación especial para auxiliar y ayudar a un herido?“

“¿Es mejor actuar o inhibirse, en estos casos?”

“¿En qué responsabilidades puedo incurrir, tanto si actúo como si no?”

La realidad es que, para auxiliar y ayudar a las víctimas de un accidente, son suficientes unas pocas ideas, pero muy claras, sobre lo que hay y lo que no hay que hacer.

¡MANIOBRAS BÁSICAS, SALVAN VIDAS!

Aun cuando es cierto que muchas veces lo mejor será "no hacer nada o casi nada", este comportamiento debe ser tomado de modo activo, es decir, tras haberse asegurado de que "nada es lo que hay que hacer".

Una conducta correcta de quien auxilia en el primer momento al herido en accidente de tráfico es de gran importancia y trascendencia, ya que puede disminuir la mortalidad en un 30%, y las secuelas graves en porcentajes similares. Hay que recordar que aún existen accidentados que son trasladados (muchas veces erróneamente) en vehículo particular y que gran parte de los fallecidos mueren en las primeras horas tras el accidente, algunas veces por falta de auxilio, otras porque el auxilio prestado no fue el que procedía o se hizo de forma inadecuada.

En España, la mitad de las discapacidades graves se producen en accidente de tráfico y casi una cuarta parte de ellas podrían haber sido evitadas si se hubiera realizado un traslado con la adecuada asistencia profesional de las víctimas. Asimismo, se estima que un 10% de los fallecidos en el lugar del accidente y un 30% de los muertos durante el traslado al centro hospitalario hubieran podido salvar sus vidas de haber recibido el tratamiento o maniobras básicas adecuadas en ese momento.

En conclusión, para cualquier conductor, auxiliar y prestar ayuda inmediata a los heridos en accidente de tráfico es, además de una responsabilidad ineludible y de primordial importancia, algo que, al mismo tiempo, es fácilmente realizable conociendo algunos conceptos básicos.

El socorro y la petición de auxilio para con las personas necesitadas de ello, es una obligación moral, un deber esencial de solidaridad que todos los ciudadanos tienen para con los demás. También es un deber cuyo incumplimiento castiga el Código Penal como delito, denominado delito de omisión del deber de socorro.

No socorrer o prestar auxilio a personas necesitadas de él, es un comportamiento inadmisible que, además, refleja una grave irresponsabilidad y falta de la más elemental solidaridad y conciencia ciudadana.

 

Para comprender la trascendencia que puede tener una asistencia correcta o incorrecta o incluso la omisión del deber de socorro por parte de aquellos ciudadanos que presencian un accidente MI VIDA EN TUS MANOS organiza una mesa-coloquio bajo el título:

Trascendencia de la actitud ciudadana ante un accidente: ¡Qué hacer y qué no hacer!

La mesa se haya estructurada, a falta de confirmación de ponentes, de la siguiente manera:

- Moderador: Sr. D. Ignacio M. Gómez Larrosa, Coordinador Médico de la Unidad Móvil de Emergencias del 061-UME 08 con base en Águilas – Murcia.

- Ponencia sobre Coordinación en incidentes con múltiples víctimas, a cargo del Sr.D. Andrés López Martínez, Coordinación Bomberos Murcia.

- Ponencia sobre Seguridad en la asistencia a accidentados de tráfico, a cargo del Sr. D. Agapito Cánovas Arias, Capitan 2º Jefe del Sector de Tráfico de la Guardia Civil en Murcia.

- Ponencia sobre Asistencia sanitaria prehospitalaria al accidentado de tráfico, a cargo de Sr. D. Francisco Javier Expósito Pérez, Miembro del Grupo de Trabajo Código Trauma de la Región de Murcia, Coordinador Médico de la Unidad de Emergencias del 061-UME15 con Base en San Javier.

- Ponencia sobre Asistencia hospitalaria al accidentado de tráfico, a cargo del Sr. D. Mario Royo-Villanova Reparaz, Coordinador médico de trasplantes de HUVA. Médico Intensivista HUVA